Glendalough, una inspiración

Glendalough, una inspiración

127
0

Hace meses que tengo en la cabeza ideas para la que espero que sea mi primera novela, una historia de fantasía donde los seres faéricos son los protagonistas. De hecho tengo escrito una buena parte del primer capítulo, que empieza en la ciudad de Colonia, con una chica de pelo blanco sentada en un banco y contemplando la ciudad recortada en el atardecer, reflejándose en el río las dos bellas torres de la catedral.

Pero estaba encallado con la historia, con escenas aún sin un hilo que las uniera, con una trama aún verde donde los seres fáericos de Colonia, como los Heinzelmännchen, no me terminaban de encajar. Hasta el fin de semana pasado, cuando descubrí mi inspiración: Glendalough, el valle de los dos lagos.

Aprovechando que recibíamos una visita especial, fuimos en coche más allá del sur de Dublín, tomando carreteras de montaña hasta llegar a las ruinas de un antiguo monasterio.

Desde ahí, siguiendo camino paralelo a un pequeño río, recorriendo un paisaje de ensueño con arboledas emergiendo de suelos de terciopelo verde, y de fondo no más ruido que el trinar de los pájaros y el murmullo de los pequeños saltos de agua en el lado de la ladera.

Mientras recorría el camino, se empezaron a abrir pequeños claros de prado en el lado del río, a menudo recortados tras los árboles. Fue entonces cuando me sentí transportado a mi cuento de hadas, y me puse a imaginar mis personajes ahí, escondidos a mis ojos pero reales. Una bonita fantasía que me inspiró hasta tal punto que varias escenas se juntaron en mi cabeza, naciendo de golpe algunos de los personajes principales.

Ahora me siento contento, con ideas nuevas. Ayer empecé a reescribir la trama, donde Irlanda tendrá gran presencia, aunque creo que empezará en algún lugar de Inglaterra, quizás Londres, aún no lo sé. Aunque no faltarán el río y la puesta de sol.

Escenarios a parte, lo mejor de todo es que la chica de pelo blanco ya ha empezado a hablarme y contarme su historia. Ahora me toca escuchar atentamente y no dejar de escribir.

Espero que estas fotos de la excursión al valle de Wicklow te encanten y te hagan soñar tanto como a mí.

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.