Graffiti en Dublin

Graffiti en Dublin

505
0

Dublín es una ciudad con una gran presencia de graffiti y murales, más de los que me habría imaginado.  No al nivel de ciudades como Berlín, pero poco a poco aquí también los negocios añaden color a sus muros como reclamo.

Una de las zonas más interesantes es Richmond Street, en los alrededores del Bernard Shaw. Aunque el pub y los callejones de su alrededor sorprenden con algunas obras, los negocios de alrededor se han ido contagiando de esa tendencia, pudiendo encontrar hasta un restaurante de tapas que ha querido retener uno de los balcones de la Casa Batlló.

Andando hacia el centro, en vez de cruzar Grafton recomiendo desviarse por William Street, una calle interesante por lo que se refiere a tiendas y cafés, y pararse en el Busyfeet & Coco Café. El artista local Shane Sutton creó una obra maestra en la pared de este local basada un astronauta: Spacer. Pero si la calidad de esta creación no fuera ya suficiente, lo gracioso de esta obra es que se va renovando periódicamente, y parece ser que ya van siete.

20151229_130645

Cruzando Dame Street llegamos a Temple Bar, la zona turística por excelencia y donde abundan los murales, desde la famosa fachada del Blooms Hotel a las hadas y leprechaun del  Czech Inn.

Y si aún quedan ganas de andar, podemos retomar Dame Street y pasando por Christchurch llegaremos al barrio de Liberties, donde en 2013 se celebró la Thomas Street Fest que dio un poco de color al barrio. Aunque poco, algo queda de todo aquello, como la obra que sobrevive en John Street West y con la que encabezo este post.

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario