Ruta del Ferro (Ripoll)

Ruta del Ferro (Ripoll)

1583
0

Desde que empecé a patinar y me apunté a la APB sé de la ruta del Ferro, una de las tres rutas temáticas que organiza cada año esta asociación de patinadores.

Se trata de un trayecto ultra-liso y bien asfaltado de unos 9-10 kilómetros que va desde Ripoll hasta Sant Joan de les Abadesses, un camino que transcurre por el campo en lo que fue antaño una vía de tren que transportaba el hierro y carbón extraído de unas minas más allá de Sant Joan hasta Ripoll. Este camino forma parte actualmente del entramado de antiguas vías ferroviarias en desuso que fueron reconvertidas en itinerarios cicloturistas bajo el Programa Vías Verdes.

Ya van dos años que no he podido aprovechar la salida de la APB en Julio, pero por fin he podido recorrerla antes que acabara verano con dos buenos amigos, yo en patines y ellos en bici.

IMG-20150822-WA0051

La ruta empieza en el Centre d’Acollida Turística, a 5 minutos andando del ayuntamiento y unos 15 de la estación de tren, un lugar por cierto donde se pueden alquilar bicicletas si alguien quiere acompañarnos y no sabe patinar. En esa zona se puede aparcar fácilmente, aunque si hubiera mucha aglomeración de coches se puede ir un poco más adelante en dirección Sant Joan donde está la gasolinera y un polígono industrial, donde es sencillo aparcar justo al lado de la ruta.

Con los patines ya puestos tomamos el camino que está perfectamente señalizado y que en el primer tramo bordea el río Ter. Aunque inicialmente hay bastante vegetación y sombra no es mala idea llevar protección solar, gorra si sois sensibles y abundante gua fresca puesto que hay trozos con claros y si el sol pega no hay bares ni sitios donde comprar nada hasta llegar a Sant Joan. Por el camino eso sí hay bancos donde poder parar a descansar y beber o comer.

Tuvimos suerte y el día estaba nuboso, con lo que la ida no fue especialmente de sudar. Como por aquí pasaba un tren no hay realmente un gran desnivel, es un camino ligero pero con tramos de subida alternados con zonas llanas; son 10 kilómetros que suben un total aproximado de 140 metros, con lo que se llega a Sant Joan con ganas de beber, claro. Aquí, en la antigua estación reconvertida en bar-restaurante, hay una terracita donde se hace una buena parada.

Muy cerca por cierto está el Gorg de Malatosca; si hace calor y vais a pasar el día, quizás podéis traer en la bolsa de los patines una toalla y algo de ropa de baño (o sin) en esta preciosa poza.

Justo en el camino de vuelta se abrieron claros y el sol lució, con lo que la bajada fue muy llevadera, con sol, una brisa deliciosa y sin apenas esfuerzo. Qué decir que patinar por el campo sin contaminación y rodeado de árboles, prados y vacas es una auténtica delicia.

En definitiva, una pasada, algo totalmente distinto al patinaje urbano que hay que recorrer. «Rural, molt rural» que diría mi amigo Jordi. 😉

No dejo el mapa de valoración de dificultad para esta ruta puesto que todo el camino es liso, apto para todos los niveles. Puedes descargarte la ruta de Wikiloc.

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario