Aprender a patinar en Barcelona

Aprender a patinar en Barcelona

683
0

Hace tiempo que quería hacer una segunda parte a lo que contaba cuando empecé a patinar. Sí, soy un pesado, últimamente parece que quiera poner ruedas bajo los pies a todo el mundo, pero 8 meses después de comprarme mis Seba FR2 y estar ya medio frenando en T, quiero compartir esta experiencia por si alguien tiene ganas pero no termina de atreverse por faltarle información.

La ventaja de haber hecho aikido es que ya le perdí el miedo a caer y hacerme daño. De hecho en estos 8 meses me he caido unas cuantas veces y por ahora me he hecho menos daño que el que me haya podido hacer pisando tatamis blandos. El suelo está duro, pero para eso están unas buenas protecciones y unas pocas clases de como caer.

Y es que para patinar hace falta en realidad una inversión ‘mínima’.

Unos patines:

  • Gástate al menos unos 70-80€ en unos Fila o Rollerblade, la marca blanca ‘de cartón’ es realmente mala
  • Unos patines ya buenos quizás ya se van a los 150-200€
  • En cualquier caso imprescindible que sean de tu talla. La punta del pie tiene que casi tocar y el pie debe estar sujeto y agarrado pero sin gangrenarse. No está de más tener en cuenta que el ancho no baile, algunos tenemos el pie delgado y aunque van bien de talla de largo luego no puede hacer falta buscar un modelo con un diseño que se ajuste mejor a nuestro pie.
  • El cierre milimétrico de carraca es lo mejor para ajustar, mejor si tanto caña como empeine lo son.

Imprescindible un pack de protecciones para codos, manos y rodillas, cuenta unos 20-30€ el pack, y unos calcetines sin costura para evitar rozaduras (en clase nos recomendaron los de marca Oxelo del Decathlon que valen 4€ el par y realmente van muy bien). Y una bolsa. En un principio una mochila tal cual, aunque la bolsa Powerslide Backpack es una pijez que pesa poco, que no me deja la marca de calor en toda la espalda y tiene el espacio justo para lo necesario.

Y con todo esto toca aprender. Cierto que aprender por tu cuenta puede estar muy bien, pero no hay nada como ir a clases para aprender rápidamente a moverse y frenar con seguridad y rapidez, progresando poco a poco con los diferentes giros, los slaloms en rampa o pequeños saltos para bajar y subir bordillos. En Barcelona está la escuela oficial, con profesores que te corrigen casi individualmente. Claro que tiene sus cuotas mensuales que quizás nos tiran atrás en esta decisión.

Pero también hay la opción de ir a probar las clases gratis de la APB, dadas por voluntarios los martes a las 21.30h en el paseo lineal de García Faria (si no llueve). No muerden y basta con presentarse ahí 5-10 minutos antes de la clase para ponerse los patines, sin más. Aclaran todas las dudas y aunque haya mucha gente procuran corregir todo lo que pueden.

Y así al poco ya empiezas a ir por sitios fáciles (Garcia Faria, la Diagonal, alrededores de la estación de Sants…) para luego acostumbrarte a pequeños tramos de acera empedrada. Las piernas se ponen fuertes y terminas por ser un todo terreno, comprándote un casco y jugando en las olas de Rambla Prim y apuntándote a las rutas de la APB.

Y aunque me faltan años para ser un pro como mi querido Raúl, con 8 meses de salidas regulares uno ya vuelve a casa desde la oficina deslizándose con soltura a 5 cm del suelo en una especie de vuelo sobre el asfalto que te deja con una sensación de dulce libertad.

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario