Ripoll, Ribes y Nuria

Ripoll, Ribes y Nuria

1069
0

La Vall de Ribes es una zona que ya nos conocemos bastante bien, de esa época que íbamos con Yago a Planoles. Pero siempre nos saltábamos Ripoll. Lo pasábamos de largo y hacíamos parada para desayunar o comer en Ribes hasta que un amigo de Ripoll que me enseñó bien esta pequeña ciudad y sus rincones.

Así que una bonita excursión de un día que propongo puede ser, saliendo temprano, ir a Ripoll a desayunar y dar una buena vuelta toda la mañana, ir a Ribes de Freser y subir a Nuria al mediodía a pasar una tarde de paseo junto al lago y volver por la noche a Ripoll donde cenar.

Llegando a Ripoll en la zona del Passeig de Sant Joan o cerca de la estación suele ser fácil encontrar zona donde dejar el coche, y luego podemos andar hasta el nuevo puente sobre el Ter que une La Lira con la calle Escorxador.

Es un mirador precioso para mi gusto, y que te deja al lado mismo de Sant Eudald, donde hay una pastelería donde te puedes hacer un desayuno de pastas y café de esos que te dejan bien cargados. En esta misma plaza encontraréis una propuesta de ruta por el centro de la ciudad que os llevará a descubrir el centro, el Pont del Raval, la plaza Llibertat o el Pont d’Olot.

Aunque si hay dos joyas a destacar son el monasterio de Santa María, por ser una importante muestra de arte románico y la Casa Bonada, un edificio de estilo modernista ideado por Joan Rubió, alumno de Antoni Gaudí, que se encuentra cerca de la estación.

Tomando la carretera hacia Puigcerdà la siguiente parada es Ribes de Freser. A mi el pueblo me gusta porque cuando estábamos en Planoles era el pueblo más grande de la zona y lo frecuentábamos para ir a comprar, a comer o dar una vuelta. Tiene su encanto, situado al pie de las montañas y con tres ríos cruzando la población.

Cierto que la idea es ir a Nuria y que hay una primera estación antes de entrar en la población, pero vale la pena callejear e ir hacia la estación Ribes Vila, donde si tenemos ni que sea un cuarto de hora podemos visitar una pequeña exposición sobre el cremallera: los antiguos vagones,  el diseño y los planos de desnivel y túneles…

Y es que para quien no lo sepa al valle de Nuria no se puede llegar en coche. Existe un camino que es toda una excursión y el cremallera que parte de aquí y pasa por Queralbs y tarda poco. En invierno es una zona de deportes de nieve, pero también vale la pena verlo en verano u otoño antes que llegue el frío, y descansar alrededor del lago. O hacer la ruta conocida como L’Olla de Núria, que consiste en hacer todos los picos que rodean el valle, con el Puigmal como el punto más alto.

De todas formas lo de la olla de Núria tiene otro sentido. Del Flickr de Joan Vidal:

Lugar de peregrinación muy importante para toda Cataluña, tanto por la Cataluña Sur, como por la Cataluña Norte, desde que el s. VIII, según la tradición se vivió San Gil a quien se atribuye la talla románica de la Virgen de Núria. El 1072 Amadeu redescubrió la imagen junto con una olla y una campana, y edificó una sencilla capilla. Considerada patrona de los pastores del Pirineo, es invocada contra la esterilidad femenina: es tradición que las mujeres pongan la cabeza en la olla.

O sea que básicamente hay un agujero donde se supone que hay una olla, la mujer pone la cabeza en el agujero y no ve nada… el hombre, para seguir la tradición, se pone detrás… y en algún momento toca la campana, y la mujer ya puede retirarse. Quien no se lo crea que pase y lo vea, yo ya lo he visto con mis ojos.

Con el mismo precio del cremallera en verano puedes subirte al telecabina que te lleva al albergue que está arriba de un pequeño pico. Las vistas desde aquí sobre todo el valle son impresionantes.

Ojo con no despistarse con los horarios del cremallera. Tras bajar de nuevo a Ribes propongo pasar por Ripoll. El monasterio iluminado me parece encantador. ¿Y cenar? Yo he probado La Taverneta en la plaza Sant Eudald y salí contento.

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario