Riesgos de los tatuajes

Riesgos de los tatuajes

7799
2

Quiero empezar este post poniendo una fotografía que hace muchos años encontré en Internet y me enamoró. La encuentro bella, y fue en ese momento cuando decidí que algún día tendría tatuajes en la mayor parte de mi cuerpo.

En general todo el mundo piensa en todo el dolor que ha soportado alguien que tiene todo su cuerpo cubierto de dibujos y colores. Pero al igual que el piercing tiene sus riesgos, el tatuaje también tiene sus cosas.

Los materiales con que se hacen las tintas han cambiado afortunadamente los últimos años y las tintas actuales son seguras. Yo he pasado por una resonancia llevando dos brazos tatuados y no he tenido problema alguno.

Pero los tatuajes de hace 20 años contenían tintas con componentes metálicos (como óxido ferroso), con lo que si tenemos tatuajes antiguos podríamos tener un problema en una resonancia magnética (dolor, ardor, quemaduras…). En ese caso debemos avisar previamente a los médicos antes de una resonancia. También decir que hay gente que se hace tatuajes caseros (los típicos “tatuajes de prisión”, por ejemplo), que suelen hacerse a lo loco con la primera tinta que se pilla (ni idea con cuales, pero seguro que con las de un bolígrafo), y esas tintas, como no están pensadas para eso, suelen tener componentes peligrosos para la salud y que sí dan los problemas descritos ante una RM.

Alguna vez se ha oído de problemas con alguna tinta que ha sido retirada del mercado por problemas, pero en sitios de tatuaje profesionales donde compran material de primera calidad, donde se preocupan por la seguridad y por los resultados y donde deben cumplir una serie de normas legales esos problemas no llegan. Por eso es importante buscar un buen sitio donde tatuarse y no ir a la trastienda de una peluquería de dudosa seriedad.

Tatuaje en la región lumbar

Para terminar con los temas sanitarios, sólo comentar que un tatuaje no deja de ser una capa de burbujas de tinta que contiene elementos ajenos al cuerpo. Los médicos ya saben que no deben extraer sangre ni introducir nada en el cuerpo a través de un tatuaje, pero sed conscientes de ello: si nos introdujeran un fármaco o una sonda a través de una zona con tinta, partes de esta entrarían en el riego sanguíneo y si llegaran a pequeños vasos como los de la cabeza podrían causarnos una embolia.

Por ello donde haya venas dejad siempre un trozo sin tatuar o que el dibujo lo rodee. Yo en el brazo izquierdo tengo una zona donde se ve bien la vena y que queda libre entre tatuajes, (sólo falta un cartel que diga ‘pinche aquí!’). En cualquier caso podrían hacerlo en otras partes, pero los enfermeros que os tengan que hacer analíticas mentaran vuestra madre cada vez. Y procurad no tatuaros justo el centro de la columna vertebral en toda su extensión. Una epidural no podrá ser nunca puesta sobre una zona tatuada, y más de una mujer se ha encontrado yendo de parto y tener que sentirlo absolutamente todo desde el principio al final.

Para terminar, muy pocas personas desarrollan alguna alergia a la tinta (ocurre con más frecuencia en algún color, como el rojo). En tinta negra es rarísimo, pero puede pasar, por lo que se recomienda siempre hacer un primer tatuaje pequeño en una zona poco visible, sobre todo si tenemos ya antecedentes de problemas en la piel o queloides. Con problemas crónicos en la piel siempre consultad antes a vuestro médico. Siguiendo los cuidados posteriores tal como nos indique el tatuador un tatuaje no nos debe dar absolutamente ningún problema.

2 COMENTARIOS

  1. Se debe informar de todos los piercings y tatuajes recientes SIEMPRE, ya que puede haber restos de infección. Lo del tatuaje y embarazadas, la epidural tiene muchísimos riesgos, por lo que un parto natural suele ser muchísimo mejor.

    Gracias por el artículo. Es muy bueno.

Deja un comentario