Banyoles, Besalú y Dalí

Banyoles, Besalú y Dalí

1280
2

Yo propondría levantarnos temprano una mañana y coger el coche para empezar el día en el lago de Banyoles, el lago natural más grande de Catalunya. Es una zona donde podemos simplemente pasear alrededor del lago y contemplar los patos, sus aguas sorprendentemente limpias y azules y ver los peces.

Me resultaron curiosas esas pequeñas construcciones que se adentran un poco en el lago. Son las llamadas pesqueres, construídas a mediados del siglo XIV y cuya finalidad inicial era la de pescar. Al quedar algo más adentradas en el lago era fácil dejar las redes y luego al recogerlas ‘manejarlas’ dentro de las propias construcciones. Con el tiempo dejaron de tener ese uso y la burguesía las reconvirtió en pequeño amarre, siendo a la vez terrazas al lago privadas que denotaban riqueza y una cierta clase social.

Con más tiempo se pueden hacer más actividades (remo, pesca, baño en verano, paseos en barca…). Las fotos que aquí adjunto corresponden tanto a este pasado verano como a las que hice ahora hace unas pocas semanas con los colores del otoño.

De aquí yo propongo ir a Besalú, un bello pueblo de estilo medieval que conserva su encanto. Fue una población importante en tiempos de la Marca Hispánica. Si queréis recordar las clases de historia echad un vistazo a la entrada de la Wikipedia.

Dejando el coche al otro lado del puente (donde hay una buena zona de aparcamiento), ya la vista de la ciudad amurallada es bellísima. No puedo decir más que recorred todos y cada una de las calles y haced una parada en la plaza de la Curia Real. No deja de ser un pueblo que vive del turismo así que los restaurantes del camino de entrada no son baratos, aunque el olor a carne a la brasa te abre el apetito. Pero si queremos algo más barato hay algunos restaurantes más normales en la plaza de Sant Pere.

Para hacer bajar la comida la siguiente parada, que está a media hora, podría ser el Teatre-Museu Dalí de Figueres. El museo es distinto y original. Si os gusta el surrealismo y el arte, id. Si no sois de museos, pasad de largo de la ciudad. Es fea (bueno, no soy objetivo, le he cogido manía).

Pero para mi la mejor parada es Cadaqués. Al final del cabo de Creus, tras unos cuantos quilómetros de curvas, llegamos a este lugar, aislado y que prácticamente no ha sufrido la explotación turística salvaje de todos los pueblos de la Costa Brava. Me enamoré. Para mi es el pueblo de costa más bonito de toda Catalunya.

Después de visitarlo puedo entender que alguien con la sensibilidad de Dalí pudiera desarrollarse desde pequeño. Es pura poesía y tranquilidad. Si podéis pasar ahí una tarde, ver la puesta de sol por encima del pueblo y quedaros a cenar algo, aprovechad. Y aunque yo me lo dejé, me recomendaron que no dejara de visitar en Cadaqués la casa natal de Dalí en Port Lligat.

2 COMENTARIOS

  1. En términos generales es una zona que me encanta. Si en otra ocasión te pasas por Banyoles échale un vistazo también al museo de Can Ginebreda, Besalú genial y Cadaquès precioso. He de admitir que Figueres no me entusiasma pero aparte de todo lo relacionado con Dali, Figueres tiene otro atractivo turístico: un castillo. En concreto el castillo más grande de Catalunya y. es de un estilo tardío como él de Montjuïc (mismo arquitecto). Si puedes (es caro!) y todavía se ofrece, pillate la excursión en Jeep por dentro del castillo, visitas los fosos, entras en una mina, vas en barca por las cisternas del castillo. A mi personalmente me gusto!

Deja un comentario