Berlin: Tiergarten y el centro del Oeste

Berlin: Tiergarten y el centro del Oeste

1128
0

Hoy es el Dia de la Unidad Alemana, 20 años de reunificación. Hace dos años ya dejé aquí el suplemento especial sobre las nuevas generaciones de Ossis y Wessis. Y hoy diarios de todo el mundo ya han añadido su granito de arena sobre el tema. Así que voy a centrarme en lo que llamo la cuarta ruta del turismo clásico, lo que hay que ver en una primera excursión a la ciudad.

Cuando la ciudad estaba dividida había dos centros neurálgicos: en el este la zona de la Alexanderplatz, y en el oeste Zoo como punto de reunión de los Wessis y la Kurfürstendamm (conocida como K’damm) como zona de ocio y compras.

Quiero empezar en la estación principal, ya que por un lado me encantan las estaciones y porque est estación, cuando era la Lehrter Bahnhof, era el ‘paso’ habitual para los turistas que querían visitar Berlín este. Llegaban aquí y eran transportados en tren al ‘andén del Oeste’ de la Friedrichstraße, donde luego pasaban las aduanas entre andenes. Actualmente es una estación gigante y moderna.

Saliendo de la estación, vamos hacia el sur y cruzaremos el río, entrando en el barrio diplomático. Justo aquí el Spree alberga desde hace pocos años Capital Beach, una especie de playa (pero sin arena) alrededor del río, con bares chill repletos de hamacas, zonas lounge, servicio de bar y restaurante durante el día, locales de copas por la noche en un ambiente de clubbing al estilo Café del Mar.

Adentrándonos en la zona, pasaremos por delante de la embajada suiza y nos encontraremos con los edificios de las cámaras del gobierno. El más impresionante el Reichstag, el parlamento alemán. Un edificio que quedó abandonado desde los bombardeos de la II Guerra Mundial hasta su restauración el el 1999, cuando recuperó su función de sede del parlamento. Vale la pena visitarlo y subir a la cúpula de cristal que es un mirador.

De aquí recomiendo cruzar el Tiergarten, un pulmón para la ciudad, zona de paseo y de relax de fin de semana, y escenario de eventos tales como la Love Parade (1993-2003). Podemos pasar por el memorial de los fallecidos soviéticos en la guerra, el jardín de las rosas (Rosengarten) o un jardín inglés (Englischer Garten), dar una vuelta en bote por el Neuer See… Los ‘hotspots’ del parque se pueden ver en este link. En el centro del parque tenemos la Columna de la Victoria, aunque ahora mismo está siendo restaurada, y se estima que esté terminada a mediados del 2011. Saliendo del parque por Hofjägeralle pasamos por delante de las arquitectónicamente espectaculares embajadas nórdicas.

Dejando atrás el Tiergarten llegamos al límite con Schöneberg. Schöneberg-Wilmersdorf, una zona bienestante que se ha convertido en la zona gay comercial de la ciudad, en contraposición al estilo más skin-alternativo de Prenzlauer Berg y el estilo ravalero-cultureta de Kreuzberg. No voy a adentrarme en más detalles sobre el ambiente, si alguien quiere alguna recomendación que me pregunte y le cuento.

Wittenbergplatz marca el principio de la zona comercial del Oeste, presidido por el famoso KaDeWe,  el Harrods berlinés inaugurado en 1907 y que hoy día es aún el almacén comercial más grande de la europa continental. A lo largo de la Tauntzierstraße hay tiendas como Fred Perry, Nike o Adidas, aunque yo recomendaría pasar por el Europa Center donde se exhibe un trozo de muro de Berlín. También habremos visto la escultura Berlín en el medio de la avenida, que expresa la naturaleza rota de una ciudad dividida durante la Guerra Fría.

Y llegamos a la Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche, iglesia evangélica conocida como la ‘muela picada’, ya que fue alcanzada durante los bombardeos de la II Guerra Mundial, conservándose la ruina como memorial y construyendo un nuevo campanario a su lado, donde se realizan los servicios religiosos.

Aquí empieza la K’damm, el centro comercial del Oeste, lugar de ocio de los fines de semana al que se llega a poco de andar desde el punto de encuentro de Zoo, un sitio al que recomiendo ir sólo por ver el trajín de gente arriba y abajo. Esta estación fue de todas formas un punto negro en los 70 por convertirse la parte trasera (Jebensstrasse) en zona de prostituación y drogas, cuando la heroína empezaba a ser sus estragos en la juventud wessi.

Para terminar yo andaría un poco por Wilmersdorf y Schöneberg… quizás porque es de noche y me apetecería salir de fiesta por la zona (el ambiente gay de la zona es genial, garitos fantásticos y tiendas de ensueño…). Me gustó el Zimt & Zucker (Trautenaustraße 12 10717 Wilmersdorf) con terracita exterior y sitio tranquilo para tomar algo. La ruta la termino en una plaza que me parece bonita, Viktoria-Luise-Platz, donde hay un restaurante de comida suaba (región de Stuttgart) que es genial, el Wiesenstein.

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario