Berlin: Mitte y Kreuzberg

Berlin: Mitte y Kreuzberg

818
1

Un buen sitio para empezar cualquier ruta, para mi, siempre es la puerta de Brandenburgo. Nunca me canso de verla una y otra vez. Cada vez además es diferente… Un dia nublado, otro con lluvia, otro con sol radiante… En alguno de los viajes siempre terminas por conseguir una foto en la que esté radiante y luminosa.

Yo propongo seguir por Unter den Linden. Ojo en los alrededores del Hotel Adlon, pues cuando hay visitas de estado suelen hospedarse en este hotel, lo que hace que haya muy a menudo policía en los alrededores del hotel, y claro, en Alemania cruzar un semáforo en rojo está realmente mal! Muy mal!!! Y se ponen multas. Y yo he visto un policía de los del Adlon pegar un berrinche a un turista que cruzaba en rojo (sacrilegio sacrilegio!!!) que del bote que pegó este casi se muere.

Volviendo a la ruta, al girar a la derecha en Friedrichstraße, pasamos por delante del Admiralspalast, uno de los pocos teatros que vivió la época dorada de los años 30 y que sobrevivió a la II Guerra Mundial. Ahora se un teatro más, pero claro tiene su historia. Tenemos que recordar que estamos en el Este de Berlín, en una zona de oficinas de la antigua capital de la DDR, por lo que choca el contraste de construcción respecto a otras zonas.

IMG_2118En cualquier caso nuestro destino es Gendarmenmarkt, una de las plazas más bellas y emblemáticas de la ciudad, adornada con tres edificios de postal: en el centro el Konzerthaus Berlin, sede de la Orquesta Sinfónica de Berlín, y luego la Catedral Francesa y la Catedral Alemana. En realidad la Francesa no es una catedral, pero eso lo podeis leer en la Wikipedia o si entráis en el edificio.

IMG_2109Si retomamos la Friedrichstraße llegamos al Checkpoint Charlie, uno de los antiguos pasos entre Este y Oeste. Ahora simplemente como un tema puramente turístico. En cualquier caso este era el paso entre los barrios de Mitte y Kreuzberg.

Y aquí es donde propongo recorrer todo Kreuzberg, el llamado barrio turco de Berlín, o Pequeño Istambul. Si tenéis ganas de andar seguid la ruta del mapa, aunque yo propondría coger el metro en Kochstraße, cambiar en Hallesches Tor y bajar en Kottbusser Tor.

Todo el mundo que habla de Kreuzberg hace referencia al barrio como el sitio multikulti. Atrás queda el barrio degradado y con graves problemas sociales, convirtiéndose en algo muy similar al Raval de Barcelona de hoy, que se ha vuelto de moda, con gente moderna aterrizando en la zona (de hecho desde hace unos años contiene la tercera zona gay, en un estilo alternativo)…

Comida de todas las procedencias a buen precio eso sí. Lugar que recomiendo a cualquier ravalero que me pide consejo de la ciudad… y de hecho una zona donde oyes de repente a catalanes, madrileños, andaluces…

Todo este ambiente va apareciendo a medida que nos adentramos en la Oranienstraße, con las zonas de más ambiente en el triángulo de Moritzplatz, Görlitzer Bahnhof “Görli” y la Kottbussertor “Kotti“. Conocéis el SO36? Yo no sabía nada de que era un garito de moda en los 70, frecuentado por Iggy Pop y David Bowie (esto me lo contó Christiaan una magnífica tarde tropical en la que de calor pasamos a uno de los aguaceros más bestias que he visto jamás).

El Görlitzer Park es un sitio interesante. Es el parque ravalero. Se montan conciertos alternativos, hay días de relax en verano con la gente tirada en el césped, chilling y tocando la guitarra y bebiendo cerveza, o bien se montan guerras de nieve en invierno (Friedrichshein contra Kreuzberg, Kreuzberg contra Neukölln…). O almenos se montaron este pasado invierno. Supongo que organizadas por Twitter y Facebook. 🙂

De noche la zona de la Schlesisches Tor se vuelve un punto caliente de la fiesta. Con los pakis abiertos hasta tarde, música que suena aquí y allà cada vez que se abre una puerta, y de fondo el traqueteo del U-Bahn que cruza el Oberbaumbrücke, puente restaurado por Santiago Calatrava que merece la pena ver durante el día.

Desde aquí se puede divisar hacia el sur el Hombre Molécula y la piscina flotante del Spree. Apuntaros lo de la piscina y su sauna para alguna ocasión en que no sepáis que hacer, buscad algo más de información y disfrutadla.

Para terminar esta ruta creo que vale la pena tener en cuenta la East-Side Gallery, poco más de un quilómetro de muro que se conserva como memorial, con sus alrededor de 100 obras artísticas.

1 COMENTARIO

Deja un comentario