Los alrededores de Düsseldorf

Los alrededores de Düsseldorf

1032
0

La verdad es que el viaje a Düsseldorf del 2006 fue genial. Mil veces tendré que agradecerle a Uwe la ruta que hicimos por los alrededores, pues cuando comenté que me gustaban los trenes y tranvías me preparó algunas sorpresas muy gratas.

Rio abajo en la orilla este de otro de los meandros del río encontramos el distrito de Benrath donde encontramos un palacio rococo del 1770. Es un espacio genial para dar una vuelta tranquilamente, charlar, leer en cualquiera de los bancos, o disfrutar de los diferentes jardines (uno inglés, uno francés, uno de frutales…) o el parque de 612.000 m2 en forma de estrella inscrita en un cuadrado.

82722Y de Benrath cogimos la Autobahn hacia Köln, ciudad a casi 40 cm río arriba que se extiende en la orilla izquierda. Hicimos una visita rápida por el centro, paseando por el casco viejo desde Heumarkt, pasando por la Gross St. Martin y haciendo una buena parada en la impresionante catedral (Kölner Dom). Con sus 157 metros esta catedral gótica fue el edifició más alto del mundo hasta el 1890. Es una visita espectacular… en mi opinión lo de las reliquias de los Reyes Magos (que se supone que están ahí) es secundario, los ojos se pierden ante tantos detalles y riqueza, escultura y pintura, luz… Al lado de la catedral la Köln Hbf, una estación gigante cuya construcción se hizo coincidir con el impulso final de la construcción de la catedral. Todo un orgasmo para los amantes de los trenes pues me encontraba en uno de los hubs inernacionales más importantes. Desde fuera un constante goteo de trenes cruzaban el rio por encima del Hohenzollernbrücke, un puente con 6 vías de tren.

Después de esta visita cogimos de nuevo la autopista hacia Düsseldorf pero Uwe cambió de dirección y se encaminó a Kohlfurth (Solingen) para seguir con esa ruta ‘ferroviaria’ por la Bergisches Land. Uwe, que nació y vivió en Wuppertal, me contó que a principios del siglo XIX había un sistema de tranvías en su pueblo y alrededores, pero no era muy eficiente debido a la difícil orografía… esta región, dénsamente poblada, se extendía a lo largo del valle del río Wupper… con lo que se impulsó un proyecto que sustituyó los tranvías.

Y es así como en Kohlfurth se encuentra una antigua cochera/taller de tranvías que se ha reconvertido en museo con algunos de los vehículos que dejaron de funcionar, así como otros traídos de otras ciudades alemanas. Desde aquí de vez en cuando se hacen salidas en tranvía por las antiguas líneas de tranvía de la población para aquellos nostálgicos del tranvía.

Después tomamos la L74 direccion al sur, paralelos al Wupper, hasta llegar a la siguiente sorpresa, el Müngstener Brücke que con sus 107m es el puente ferroviario más alto de Alemania. Seguimos el curso descendiente del río y subimos por una carretera al Schloss Burg, una bonita ciudadela en lo alto de una montaña con vistas al río y desde donde se puede tomar un teleférico hasta el valle. Aunque la sorpresa viene por el camino de vuelta bajando la montaña, donde me doy cuenta que hay un cable en suspensión… no hay railes… y me encuentro por primera vez en mi vida un trolebús!!! En Alemania aún existen 4 o 5 lineas de trolebús que se mantienen como atracción turística y justo en Solingen fui a dar con una, lástima que no tomé ninguna foto!

En este punto estaba más que contento, tenía hartón (pero con gusto!!!) de tranvías, trenes, trolebuses y teleféricos, pero lo mejor estaba por llegar. Deshacemos todo el camino y volvemos río arriba hasta Wuppertal. No había dicho que se sustituyeron los tranvías? Pues fue para poner el primer monorail del mundo, que recorre el Wupper a lo largo de 13,3 km. Y tomamos el monorail de un extremo al otro y luego volvimos.

El último día hicimos una excursión para ver el Schloss Dyck, uno de los palacios rodeados por agua más conocidos de Renania. Un bonito paseo, un día tranquilo para terminar el viaje… y de recerdo compré Apfelkraut, una especie de compota ultracompacta, como una massa pegajosa hecha de manzana y que se come para desayunar… necesito que alguien me cuente como se extiende eso sobre el pan… quizás lo tenía que calentar?

En resumen, jamás pudiera haber imaginado que podría disfrutar tanto con esa afición mía en un sólo día… el listón está ahora muy alto.

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario