Domingueros por los Pirineos

Domingueros por los Pirineos

1053
0

Cuando íbamos al Pirineo con Yago nuestro ‘campo base’ era una casa rural en Planoles. La verdad es que Ripoll me parece el sitio perfecto para establecerse durante unos días y des de ahí hacer diferentes excursiones, pero Planoles solo está a media hora en coche con lo que disfrutábamos de tranquilidad y de la posibilidad que Yago fuera suelto a sus anchas, cosa que en Ripoll no hubiera sido tan sencillo.

En Planoles solemos andar bastante, hay bastantes rutas y excursiones en toda la zona aunque nosotros somos más de coche y de estar tranquilos.

Ribes de Freser está realmente cerca i se come bien. Andar escuchando el murmullo del río por la noche es un placer. Y desde aquí una excursión típica es la de subir al santuario de Nuria donde se puede disfrutar del lago y de actividades como hípica, minigolf o tiro con arco, además de rutas de paseo por este valle de alta montaña cuyo único acceso es el cremallera.

Una excursión que vale la pena hacer es ir hacia la Pobla de Lillet, en el Berguedà. Bajamos hacia Ripoll i cuando estamos cruzando el centro de Campdevànol tomamos la GI-401 dirección Gombrén. La carretera está llena de curvas pero vale la pena llegar a la Pobla, un sitio tranquilo desde donde podemos tomar un carrilet que nos lleva a los Jardines Artigas, proyectados por Gaudí.


La historia de estos jardines es sencilla: Gaudí llega a la Pobla de Lillet para proyectar un chalet y por algún tipo de coincidencia éste terminó hospedándose en la casa de la familia Artigas que le brindan toda su hospitalidad… y estos mencionan de paso que tenían un espacio donde querían poner un jardín y que les hacía mucha ilusión y que era un sueño, y como fueron tan amables Gaudí mandó trabajadores del Parc Güell para construir los Jardines Artigas en agradecimiento. El resulta es espectacular y si estamos por la zona debe visitarse!!

A solo 12km de aquí podemos disfrutar de Castellar de N’Hug, donde nace el Río Llobregat. El pueblo es una pasada, encaramándose por la roca y manteniendo un estilo homogeneo… Se come muy bien, así que más vale llegar ahí para la hora de comer y con el estómago vacío.

La vuelta si hace buen tiempo la podemos hacer cruzando la montaña hacia Toses pasando por el Coll de la Creueta. Esta zona es impresionante… a 1920 metros te sientes ahí como que tocas el cielo, dejamos el coche en la cuneta y nos pusimos a hacer el tonto en los pequeños montículos que rodean la carretera… después de una carrera cuesta arriba acabe casi ahogándome… eso sí, la zona es increible, sorprende el silencio.

De ahí llegamos de nuevo al valle de Ribes pasando por Toses i Fornells de la Muntanya (una carretera que para los amantes de la conducción será una delicia). Antes de llegar a Planoles en una curba tenemos una vista fantástica de Planés, no pude evitar pararme y hacerle la foto.

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario